domingo, 18 de abril de 2010

LA COARTADA - CAPITULO II -FINAL



Aún quedaba tiempo, comenzó a echarle un vistazo a todas las cosas que la chica tenía en su apartamento, sus fotos, sus adornos, cada detalle, le gustaba estar allí; luego pasó al lugar que más le interesaba, el cuarto de Erika; no podía encontrar un motivo como había llegado a eso, a obsesionarse así con esta mujer, fue metiéndosele en la cabeza, haciéndole perder la razón, su apetito insaciable por ella no lo dejaba pensar... entró a su cuarto, su cama medio desarreglada, aún conservaba las huellas de su cuerpo, la imaginó allí desnuda, sobre la cama estaban sus bragas, las tomó, las pasó por su nariz, olían a ella...

Erika entró al edificio, solo tenía en su mente entrar en la ducha, hacer su rutina de siempre, aunque esa soledad la estaba matando, extrañaba a su ex, el trabajo del hospital le quitaba mucho tiempo para distraerse; a veces el médico de pediatría la buscaba, algo habían tenido, pero el era casado, no podía prometerle ninguna relación seria. Llamó al ascensor.

Caminó hasta la puerta y metió la llave. Extraño...creía haberla cerrado. Cuando entró no entendía por qué, sintió algo raro, creía haber apagado las luces, raro, muy raro... O estaba tan estresada con ese trabajo, que estaba empezando a tener problemas con su memoria; fue a la cocina, abrió la nevera, tenía hambre, se haría unos sandwiches y con un vaso de leche calmaría su estómago. Pero antes...se metería en la ducha, a relajarse. Comenzó a desabotonarse la blusa mientras se dirigía a su cuarto. Buscó en su gaveta la ropa que pensaba usar, eligió su baby doll negro, era el que mejor le sentaba, pasó al baño para cepillarse un poco, abrió la ducha para que el agua fuera entibiándose, se miró en el espejo, aún se veía bella, con su cabello moreno y ondulante, el cristal comenzaba a empañarse con el vapor, pasó sus manos por el vidrio para mirarse otro poco más y entonces... lo vió...

Justo detrás de ella, vio su cara observándola, quedó perpleja, un frío helado recorrió sus venas, se dio vuelta lentamente tratando de agarrarse a algo, de pensar que podía hacer...

-...que...que...quiere...cómo entró aquí? -

- Hola Erika, tenía tantas ganas de conocerte. Siempre he estado cerca de ti. Perdóname que entré así, no quería asustarte. Vine a saludarte, la puerta estaba abierta y entré. -

- Le daré lo que quiera, pero por favor váyase, no diré nada a nadie. - Erika sabía que no tenía escapatoria. Estaba ante un loco maniático.

- Podemos llegar a conocernos linda, solamente quiero que me des una oportunidad -

Erika trató por todos los medios de pensar en una salida, el hombre alargó las manos para acariciarle el cabello, a pasarle los dedos por el rostro; a la chica le invadió una sensación de asco, de repulsión. -Muñeca no me rechaces, verás que los dos la pasaremos muy bien - En su desesperación Erika decidió seguirle el juego para poder distraerlo, dejó que siguiera acariciándola, mientras con las manos trataba de tantear en la cómoda del toilette para encontrar algo, recordaba que había unas tijeras que había dejado allí. Súbitamente sus manos dieron con ella, en un momento que el hombre intentaba quitarle el sostén, Erika agarró las tijeras e intentó clavárselas, pero su atacante reaccionó más rápido. -Eso estuvo muy mal muñeca, yo quise ser bueno contigo, mejor es que no intentes otra cosa... -

La amordazó con un trapo para que no gritara, ató también sus manos para dejarla inmovilizada y allí sobre la cama la desnudó, y la penetró una, dos, tres, cuatro, cinco, incontables veces con una furia enloquecida, se abalanzó sobre su cuerpo mordiendo sus senos, su cuello. Erika cerró los ojos, mordiendo su boca para soportar el dolor, y el horror de lo que estaba viviendo, no podía creer que esto le estuviera pasando. Sentía el sabor a sangre y las lágrimas que se mezclaban a través de su mordaza. - ¿por qué, por qué Dios mío , por qué? - No sabía cuántas horas habían pasado. No sabía cuántas veces la había violado ese degenerado. Solo sabía que no saldría viva de allí.

- Lo lamento nena, no puedo dejarte ir... sabes demasiado... perdóname - Lo último que Erika vio en vida fue una almohada hundiéndose en su cara.

¿Qué hizo? ¿Qué haría ahora? Fue al baño y vomitó. ¿Hasta dónde lo llevó su obsesión enfermiza? Tenía que salir de allí lo antes posible. Miró su reloj, las tres de la madrugada. No había nada que lo inculpara. Con su pañuelo limpió todo lo que pudiera haber tocado, en el baño, en los muebles, en la puerta, las cortinas permanecían cerradas, se acomodó su camisa y el pantalón, apagó las luces dejó a Erika allí inerte... qué lástima, no hubiera querido tomar esa medida pero la mujer lo había visto, no podía confiarse; apagó las luces, de repente sonó el teléfono, repicó varias veces y entró el mensaje - Eri, soy yo, Amalia, ¿estás en el baño? ¿te acuerdas los libros que te presté de anatomía?, necesito recogerlos, en cuarenta minutos estaré por allí, bye!!!; no perdió más tiempo, se asomó a la puerta, nadie...estaba de suerte... tenía que regresar como había salido, o dar una vuelta por allí hasta esperar que cambiara el turno de los vigilantes. Escogió lo último, caminó sigilosamente por las escaleras y desapareció en la noche.

Se levantó con dolor de cabeza, le parecía que había dormido meses, años, no tenía idea de la hora, solo recordó que era sábado, de repente recordó lo de la noche anterior, abrió los ojos mirando a un punto vacío. Erika...Erika... no estaba más, ¿la habrían encontrado? Se sentó pesadamente sobre la cama, no quería averiguar, seguramente ya estaría la policía haciendo las averiguaciones. Su coartada era perfecta, el había llamado a la oficina para decir que estaba indispuesto, el vigilante lo había visto llegar la noche anterior pero nadie lo había visto salir después. No creía que tuviera que preocuparse, nunca había tenido nexo alguno con esa mujer. Sin embargo desde que despertó sentía una sensación como de que algo se le escapaba. No podía por más que le daba vueltas a su cabeza, ¿qué era? Quizá más tarde lo recordaría. Fue al baño y se metió debajo de la ducha fría para poder quitarse esa pesadez, quizá después que todo aquello se olvidara, pediría unas vacaciones para borrar todo ese asunto de su mente. Aún le daba vueltas a su memoria, se estaba olvidando de algo y no podía recordar...

Decidió más tarde dar una vuelta por el centro, tomaría un café, pero antes iría por el cajero a retirar algo de efectivo, al salir del edificio saludó al vigilante que le respondió con unos "buenos días señor". Se subió a su Chevy azul que tenía en su puesto de estacionamiento guardado. Todo parecía ir normal, miró al edificio de enfrente pero no vio nada anormal, ningún movimiento raro. Tomó por la principal para dirigirse al banco. Se sentía tranquilo, seguro.
Estacionó el auto a pocas cuadras, y caminó hasta el cajero, sacaría lo suficiente para el fin de semana, aún no tenía planificado nada, solo quitarse de su mente lo de la noche anterior; si acaso llegaba algún detective a preguntar por su edificio su coartada lo salvaría. -No hay nada que temer- Llegó al cajero y buscó con su mano derecha como tenía por costumbre su tarjeta en su bolsillo trasero. Nada... tanteó en el otro bolsillo, nada, en su chaqueta, ¡maldición!, ¡la olvidó, pero en qué parte? estaba seguro que la traía... no! no! Entonces ató cabos. Erika! la puerta! estaba perdido.

Una voz resonó detrás de él.

- Sr. David F.? Es Usted David F?

- David se dio vuelta lentamente, un tipo de 1,85 mts. estaba parado detrás de él. Se puso pálido. Tembloroso.

- ¿Acaso es Ud. el dueño de esta tarjeta?

David bajó los ojos, se maldijo, maldijo su olvido, maldijo a Erika, maldijo su mala suerte, maldijo esa tarjeta de mierda, maldijo a ese maldito detective, maldijo su puta vida. Se quedó mirando al vacío. Ya no había coartada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario